"La acción social de la Orden la hacemos entre todos y todas: Hermanos, colaboradores y voluntarios"

¿Cuándo empezaste a trabajar en la Orden?

Algunas personas de la Orden Hospitalaria me conocían y sabían de mi interés personal y académico -estaba cursando mi doctorado en antropología- en cuestiones de índole social. Y a finales de 2005 se me propuso acceder al puesto de Adjunto a Dirección de Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona, y así comencé este camino.

¿En qué consiste tu trabajo actualmente?

Dirigir Barcelona significa apoyar el trabajo que realizamos en dos centros residenciales más dos programas de pisos. Más de 200 plazas residenciales acompañadas por profesionales y voluntariado que apoyan los procesos de las personas que atendemos. También consiste en conectar Sant Joan de Déu Serveis Socials con otras entidades, con el resto del mundo y con la realidad del sinhogarismo, apoyar la investigación y tratar de incidir en la toma de decisiones y la denuncia de la desigualdad social. Tenemos que ser firmes tanto en el apoyo a las personas como en sensibilización y de denuncia.

¿Qué aporta el Grupo de Mejora de Personas Sin Hogar?

Una visión y una proyección estatal de la Orden en relación a nuestra acción en sinhogarismo. Establecer contactos y canales entre los distintos centros para enriquecernos, e intercambio, apoyo, trabajo en red…

¿Cuáles son los principales retos de las personas sin hogar tras la crisis?

A nivel personal: la soledad. Y muchísimos problemas de salud y económicos, entre otros de índole emocional, física, social y legal. A nivel social el principal reto es ser capaces de reducir la desigualdad para poder construir una sociedad más justa. Un reto de toda la sociedad que afecta cada día a más personas. La crisis ha afectado desmenuzando la sociedad, polarizándola: menos ricos más ricos, más pobreza, y pobreza más radical. La crisis está conllevando un nuevo enfoque de sociedad que pasa por un refuerzo de los mercados a costa de un debilitamiento de los derechos, del estado del bienestar.

¿Qué respuestas está dando la Orden ante las nuevas situaciones de pobreza?

Más acción social mediante el crecimiento en los servicios para personas sin hogar en los últimos años en toda España. Más calidad de la acción social. Mejoramos modelos de intervención, buscamos nuevos métodos, estudiamos cómo mejorar procedimientos; y más acción de sensibilización y denuncia.

Aunque es difícil dar cifras exactas. ¿Cuántas personas sin hogar hay en España?

Las estadísticas oficiales recogen solamente las personas atendidas en centros, pero no las que están en espacios públicos. Tampoco hay registros de todos los municipios españoles, ni se usan los mismos criterios. Datos estimados, y dependiendo de las fuentes, apuntan a cerca de 35.000 ó 50.000 personas. Pero si se consideran las categories ETHOS, que formalmente definen todos los tipos de sinhogarismo, estaríamos hablando de centenares de miles de personas, al influir a aquellas que, por ejemplo, están en riesgo de desahucio o residen en viviendas inadecuadas.

¿Qué aporta el voluntariado que colabora con en los albergues y otros dispositivos?

Creo que es “algo añadido a” el conjunto de la atención que ofrecemos. Es la suma integrada de lo que voluntariado, colaboradores y Hermanos construimos día a día en forma de acción e intervención social con el estilo propio de la Orden. Lo hacemos entre todas y todos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Sentir que los servicios ofrecen calidad y que son una herramienta útil para apoyar salidas del sinhogarismo; tener la oportunidad de informar o denunciar contextos y situaciones de desigualdad para apoyar la erradicación de la desigualdad social; ver como la acción de acompañamiento empodera a las personas y les da herramientas para ser más autónomas, más libres. Y entre tanto correr, ver una sonrisa sincera de alguien con quien has estado trabajando…

Adriana Castro
Responsable de Comunicación. Fundación Juan Ciudad y Juan Ciudad ONGD
Boletín interprovincial núm. 125