La dimensión espiritual de la persona

Labor Hospitalaria n.322 (2018)

“En los estudios actuales aparecidos en las revistas médicas y de enfermería se pone de manifiesto que muchos pacientes piensan que la espiritualidad juega un papel importante en sus vidas, que agradecerían que tanto la espiritualidad como la religiosidad fueran tenidas en cuenta en el proceso de curación y que guardan una positiva correlación con los buenos resultados en el plano terapéutico”

(Cfr. Mario Cerri, revista “Fatebenefratelli, nº. 2/2015)

LABOR HOSPITALARIA ofrece en este número una reflexión sobre la espiritualidad, convencidos de que la afirmación anterior es real y que cada vez más está entrando en la práctica curativa de los enfermos. Y cuántas veces nos preguntamos  qué es eso de espiritual, de espiritualidad. Me permito señalar algunas definiciones que nos ayudarán a una mayor comprensión. El profesor Francesc Torralba dice que “la espiritualidad es un atributo trasversal, no es una parte de la persona, ni un añadido o algo independiente. La espiritualidad de cada persona está marcada por la historia, es apertura y relación, es compromiso y anhelo de bien universal, es fuerza interior que capacita para superar barreras…” (Cfr. Espiritualidad”, nº. 22, ed. Millenio)

Cicely Saunders (1918-2005) define la espiritualidad como un campo que concierne  a los valores donde se dan cita recuerdos de defecciones cargas de culpa, necesidad de reconciliación, sentimiento de vacío de la vida… La IX Jornada Nacional Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) celebrada en Palma de Mallorca en 2011, lanzó un Manifiesto en el que “entiende la espiritualidad como nuestra naturaleza esencial, que nos conforma como seres humanos y de la que surge nuestro anhelo inagotable de plenitud, que aspira a dotar nuestra vida de sentido, coherencia, armonía y trascendencia”.

Nuestro Hermano Simón Azpiroz acaba de publicar un libro “Humanizar el proceso de morir - necesidades espirituales de las personas enfermas y dilemas éticos” en Ediciones San Juan de Dios - Campus Docent, en el que recoge, de forma sencilla y práctica, el tema de la espiritualidad en la última etapa de la vida.

Remito también a los lectores al nº 316 del año 2016 de LABOR HOSPITALARIA, “Claves para la pastoral evangelizadora en los hospitales” en el que podrán encontrar bastantes reflexiones sobre el tema que nos ocupa.

Y con esta breve introducción ofrecemos este número 322 con el tema de la dimensión espiritual en tres capítulos: reflexiones de fondo, comunicaciones y experiencias.

Manuel García Hernández reflexiona sobre la espiritualidad cristiana, purificada de conceptos filosóficos y de psicoanálisis e invita a un encuentro cristiano con Dios y el hombre. Calixto Plumed, O.H. y Elena Iglesias, en una aproximación a la espiritualidad, subrayan el hecho cómo la espiritualidad, que parece estar hoy de moda, ha hecho constante presencia en el tema de la salud como herramienta de sanación y fuente de vida. Analizan también las dificultades a la hora de medir dicha espiritualidad. El tercer tema de fondo son los rasgos de la Hospitalidad de San Juan de Dios: cómo vive Juan de Dios la espiritualidad y cómo se desarrolla posteriormente. Sus autores, Beñat Goñi, Mª. del Mar Giménez y Mercè Puig-Pey, presentan la espiritualidad de Juan de Dios con siete verbos, patrimonio hoy de la Orden Hospitalaria: acercarse, compadecerse, acoger, acompañar, consolar, amar y empoderar.

Si de los temas de fondo pasamos a las Comunicaciones, los lectores encontrarán la reflexión de espiritualidad en lo social, en la familia y en el profesional de la salud.

Y en cuanto a las Experiencias también encontrarán la espiritualidad en tres campos: el de la salud mental, el de las personas con discapacidad intelectual y en el de la marginación.

Creemos que los temas que ofrecemos a nuestros lectores son de gran actualidad, importantes y necesarios para todos los profesionales de la salud a los que se dirige nuestra revista LABOR HOSPITALARIA.

+ José L. Redrado, OH.
Director

Leer el número 322 completo