Buscar y seleccionar información en Internet

Revista IN, n. 240 (2014)
Autoría
Internet se ha convertido en la principal fuente de información de hoy en día. Una fuente de información que crece y aumenta de forma continua y exponencial. Disponer de conocimientos y habilidades en la búsqueda y selección de información en internet resulta imprescindible para llegar a resultados óptimos.

En la búsqueda:

  1. Haz la pregunta: antes de buscar información en internet debo saber qué busco y para qué. Puede parecernos irrelevante pues si buscamos es porque tenemos una pregunta pero la experiencia nos demuestra que muchas veces no formulamos la pregunta de forma correcta. Busco una definición, un dato estadístico, una información puntual sobre una organización, el contexto de un tema o ámbito científico, etc. Y para qué: hacer un trabajo académico, redactar un artículo científico, hacer una revisión sistemática, redactar la introducción de un proyecto, elaborar un texto divulgativo, etc. Dependiendo de qué quiero y para qué podremos decidir dónde buscar: enciclopedia o diccionario, atlas, tratado o manual, una base de datos estadística, una base de datos especializada, etc.
  2. Busca los conceptos: una vez sabemos lo que queremos es importante determinar qué conceptos debo buscar y escribir qué palabras vamos a utilizar para cada concepto: qué palabras se usan, sinónimos, palabras relacionadas y también saber su traducción por ejemplo al inglés u otros idiomas si queremos obtener resultados más amplios.
  3. Internet más allá de Google: utilizar un buscador como Google, que es uno de los más utilizados, u otros como Yahoo no nos recuperará toda la información accesible vía online. Hay información dentro de bases de datos consultables vía web que no indexan estos metabuscadores y que debemos consultar de forma expresa.
  4. No sólo Google: buscar en Google es muchas veces una opción válida para orientarnos sobre nuestra pregunta. Lo que deberíamos descartar es que sea nuestra primera y única opción, sobretodo en según qué tipo de búsquedas de información.

 

En la selección:

  1. Fiabilidad: una vez obtenemos los resultados debemos fijarnos en quién es el autor y/o creador de la información ya sea una persona física o un autor corporativo: una asociación, una empresa, etc. Muchas veces la URL nos dará pistas sobre la autoría y si no es así deberemos entrar en la fuente y ver quién firma los contenidos. Descartemos aquellos datos o información que no presentan autorías.
  2. Actualización: un dato interesante para descartar o no una información es ver la fecha de creación o actualización de la información. En algunos ámbitos la actualidad de la información no es relevante pues la información no se obsolece, pero en otros casos, como por ejemplo en ciencias biomédicas o tecnológicas, la información se desactualiza con gran rapidez. Para finalizar recordemos citar todo lo que hayamos seleccionado para construir nuestra información, trabajo, presentación, etc.

Citar las fuentes permite:

  1. Dar calidad, apoyo y refuerzo documental sobre lo que hemos escrito ya que hacemos saber que nos hemos informado sobre el tema.
  2. Poner a disposición de quién lee nuestro trabajo las fuentes de información que se han consultado y poder así ir a los datos primarios, buscar actualización de los mismos, etc.
  3. Respetar y poner en valor el trabajo realizado por los autores citados. Más información sobre cómo y qué buscar, trucos en Google, formatos de citación, etc., en: bibliosjd.com

Revista IN, n. 240. Noviembre / Diciembre de 2014