Los Valores, como brújula que nos guía

Autoría

Somos seres capaces de dar sentido a nuestras vidas, de generar valores, de trascendernos e ir al encuentro de los otros y de Dios.

Tratar y hablar sobre valores, siempre resulta sugerente y atractivo. Seguramente algo tendráque ver con nuestro crecimiento personal e Institucional. De ahí que nos suscite ese interés, de detenernos, de persistir en estos temas, hasta entenderlos y poderlos encarnar, haciéndolosnuestros. Que formen parte de nosotros mismos.

Cuando observamos en nuestro día a día a personas, asociaciones, grupos diversos o cualquier Institución; los que habitualmente estamos acompañando a personas en el ámbito asistencial, por defecto, tratamos de ahondar para ver qué hay detrás de las actuaciones y comportamientos. Enseguida analizamos y sacamos nuestras propias conclusiones y decimos: que bien actúa esa persona. Cuando te está atendiendo te sientes escuchado y valorado. Tenía que haber muchas personas así. Con personas así, está garantizado el éxito…

La Orden Hospitalaria de San Juan deDios, se define con unos valores: calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad. Todos ellos, bajo el paraguas de la Hospitalidad.

En cualquier hospital, centro o recurso de San Juan de Dios donde atendemos y cuidamos a las personas que llegan a nosotros, deberemos tener verdadero celo, los colaboradores y los Hermanos, por salvaguardar estos valores que nos distinguen, para no perder el “norte”.

Ya llevo algunos años trabajando dentro del Equipo de Pastoral Provincial, juntamente con Aleix Bonfill y Mercè Puig-Pey, comoresponsable y coordinadora del mismo. Una de las misiones que tenemos desde Curia Provincial, es la coordinación de los SAER(Servicio de Atención Espiritual y Religiosa) de la Provincia. De ahí que desee tratar en esta ocasión del valor de la Espiritualidad.

La Orden, ya desde su inicio, ha puesto en valor la espiritualidad al comprender que esta dimensión humana debe estar siempre presente en su modelo de cuidar. Somos seres capaces de dar sentido a nuestras vidas, de generar valores, de trascendernos e ir al encuentro de los otros y de Dios. Nosotros cuidamos a la persona que sufre y en los momentos de crisis y dolor es importante englobar todas sus dimensiones para atenderla como lo hizo nuestro fundador.

“La Hospitalidad de la Orden, iniciada por San Juan de Dios, configura su espiritualidad. Es lo que le da sentido y constituye su valor central, su motivación fundamental y su manera de vivir y entender el Evangelio, así como la forma de responder a sus exigencias. Es una espiritualidad amplia, incluyente, que identifica a Dios precisamente con los más frágiles de la sociedad, a quienes sirve y asiste con todas sus fuerzas allí donde está presente”. (Hno. Jesús Etayo, Superior General)

Guardo muy gratos recuerdos de la experiencia de haber trabajado en un SAER de hospital. Porque tienes la posibilidad de contactar con los pacientes y sus familiares desde su desconcierto y búsqueda de sentido así como también desde su modo de comprender el mundo, desde sus valores y desde sus creencias. Y porque trabajas codo a codo con los profesionales asistenciales, ofreciéndoles el apoyo desde tu ámbito de asistencia espiritual. Coordinándonos unos servicios con los otros, contribuimos y ofrecemos una asistencia integral, que es lo que siempre pretendemos, en los diferentes recursos asistenciales que tiene nuestra Institución.

Hace muy poco, en este mes de Enero pasado, se han celebrado los Capítulos Provinciales y el CapítuloInterprovincial de España, con el lema: “El futuro de la Hospitalidad en España”. Los Capítulos de la Orden, son los órganos más importantes de gobierno, allí donde se evalúa lo que se ha hecho en los 4 años anteriores, que son la periodicidad con que se llevan a cabo, y también se programan y se proyectan las líneas para el futuro. Uno de los retos que pretendía el Capitulo Interprovincial ha sido la unificación de las tres Provincias Españolas en una única Provincia. Este objetivo se ha cumplido dada la decisión tomada por una amplia mayoría de los Capitulares de España.

Ha habido mucha reflexión personal y de grupo, se han abierto amplios y profundos debates, nos hemos dado tiempo para la oración personal y comunitaria, y al final, hemos podido tomar las decisiones que hemos creído más convenientes para seguir impulsando nuestro futuro como Familia Hospitalaria. Todo ello, en un ambiente de serenidad y respeto.

Los Hermanos nos hemos sentido muy apoyados a lo largo de este proceso por la reflexión de los colaboradores de las tres Provincias que nos han ayudado a iluminar y ampliar las bases para tomar decisiones, y quisiera agradecerles su motivación y la implicación que han manifestado en todo momento.

Sant Joan de Déu Terres de Lleida - Almacelles