Ser Hermano

La vocación de Hermano Hospitalario es un don que recibimos de Dios que se desarrolla en la medida en que respondemos cada día a su invitación. Para ello los Hermanos de San Juan de Dios proponemos a las personas interesadas un Proyecto Formativo personalizado, en el cual la persona pueda ir clarificando su vocación y desarrollando sus cualidades personales.

Este proceso se realiza en una Comunidad compartiendo su vida y misión. El Proyecto Formativo consta de tres momentos importantes:

  • Pre-Noviciado: espacio de clarificación vocacional (parte del mismo se puede hacer en casa).
  • Noviciado: espacio de formación espiritual y carismática
  • Escolasticado: espacio de formación teológica, profesional y consolidación vocacional.

Todo ello está orientado a que la persona se desarrolle armónica y coherentemente, para que sea capaz de asimilar el carisma y de vivirlo con profundo espíritu evangélico.

La vocación siempre es iniciativa de Dios. Es por haber captado su amor y su misericordia que nos sentimos empujados a compartirlo y ofrecerlo a los demás, es por haber sido amados por Él, que hemos acogido su llamada, que la hemos antepuesto a otros intereses y valores, que hemos dispuesto nuestra vida para desarrollar un proyecto personal y comunitario de seguimiento a Jesús en la Hospitalidad.

Nuestra vocación de religiosos hospitalarios consiste en vivir en armonía el amor a Dios y a los hombres. De Juan de Dios, conservamos muy pocos escritos pero en algunos de ellos encontramos fragmentos que nos impulsan a imitarlo: "Si conocieses lo grande que es la misericordia de Dios, nunca dejarías de hacer el bien mientras pudieses", "Tened siempre caridad, porque donde hay caridad hay Dios, aunque Dios en todo lugar está". En este libro que te adjuntamos podrás encontrar más información sobre nuestra misión.

Además si quieres puedes ponerte en contacto con algun Hermano para compartir tu inquietud: jovenes@ohsjd.es.