Terapias complementarias

Revista IN, n. 25 Mayo/Junio 2017
Hipoterapia
Autoría

Ver testimonios

5 testimonios relacionadosVer testimonios

Terapia con animales, mindfulness, terapia acuática así como nuevas tecnologías son disciplinas que se han implementado en algunos de nuestros centros que ayudan y complementan las terapias tradicionales. Estas iniciativas están orientadas a grupos específicos de pacientes y surgen por la necesidad de avanzar hacia la humanización del cuidado.

La Orden Hospitalaria siempre ha impulsado el cuidado integral de la persona y gracias a estas terapias complementarias que dan un aporte extra a la medicina convencional, se consigue un cuidado más exhaustivo. Esta tendencia actual hacia corrientes sobre cuidados de salud complementarios, unidas a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la necesidad de utilizar los "métodos tradicionales y complementarios" para conseguir mejorar la salud de la población, hacen que sean una alternativa como valor añadido a los mismos. Veamos cómo se utilizan en los centros de nuestra Provincia.

Terapia acuática en la FISJ (Madrid)Empecemos con la terapia acuática que se realiza desde hace años en la Unidad del Agua de la Fundación Instituto San José en Madrid. Esta terapia es un modelo de intervención terapéutica holística e integral. Los terapeutas especializados combinan las propiedades mecánicas del agua junto con técnicas e intervenciones específicas de tratamiento con el objetivo de rehabilitar y mantener la funcionalidad de los pacientes.

Se desarrolla en instalaciones acuáticas específicamente diseñadas para tal fin, teniendo en cuenta requisitos de seguridad, accesibilidad, temperatura del agua y profundidad.

Destacamos los beneficios físicos sobre el movimiento, el equilibrio y el control motor, gracias a las propiedades mecánicas del agua como el empuje hidrostático, la resistencia hidrodinámica y los efectos metacéntricos. Debemos sumarle también los efectos positivos de la inmersión sobre el estado psicológico de los pacientes. Romper la rutina terapéutica de los pacientes crónicos al realizar la terapia en un entorno modificado, la sensación de libertad de movimiento e ingravidez, el ambiente lúdico del medio acuático, son algunas de las ventajas de la terapia acuática que hacen que los pacientes mejoren su autoestima, su autoconfianza y sus ganas de superación.

El programa de actividades físico-deportivas del Hospital Sant Joan de Déu de Palma en el que también se incluye la terapia en el agua,  es un proyecto de mejora que pretende ofrecer una mayor calidad en el proceso de recuperación y readaptación de las personas que tras sufrir una enfermedad neurológica, principalmente Daño Cerebral Adquirido o Lesión Medular, se encuentran en periodo de rehabilitación.

Contempladas como parte del plan terapéutico del paciente y complementarias al tratamiento de rehabilitación, las actividades físico-deportivas potencian y benefician a las personas en tratamiento para la consecución de objetivos rehabilitadores, contribuyendo a la recuperación desde etapas tempranas, a la vez que pueden ser contempladas como una opción para el ocio y el tiempo libre.

Incorporar actividades físico-deportivas como parte del programa de rehabilitación mejora la calidad de la atención ofrecida, ya que provoca mejoras significativas en la capacidad física, contribuye en la mejora de la autoestima, las relaciones interpersonales, el crecimiento espiritual y la responsabilidad de la salud, circunstancias que favorecen a la recuperación y a la reinserción en la comunidad de nuevo.

De esta manera, las actividades físicas y deportivas cubren un espacio que no pueden cubrir el resto de terapias, ya que incluyen un componente lúdico y de trabajo en equipo, que ha conseguido romper la monotonía que supone un ingreso hospitalario y ocupar un tiempo de ocio y de autosatisfacción, donde los pacientes pueden ver que son capaces de practicar diferentes deportes, y comprobar que el deporte y la discapacidad pueden ir de la mano.

Las terapias asistidas con animales son una fuente inagotable de estímulos por lo que tienen amplia cabida en los centros de nuestra Provincia: los perros en el Hospital Maternoinfantil que ayudan en la recuperación de nuestros pacientes más pequeños; en el Parc Sanitari y en SJD Terres de Lleida colaboran en la socialización de los pacientes con trastornos de salud mental;  en SJD Serveis Sociosanitaris ayudan a nuestros mayores en sus ejercicios de memoria y en la Fundación Instituto San José ayudan al proceso de rehabilitación. Todos ellos mejoran la calidad de vida de las personas. En el ámbito social también se aplica con éxito la terapia asistida con animales. Os presentamos el proyecto Feedback de la Fundación Jesús Abandonado de Murcia que nace tras realizar un análisis entre determinados perfiles de usuarios y ciertos perfiles de perros de la Protectora de Animales de Molina de Segura (Murcia). En determinados casos, ambos perfiles comparten contextos y situaciones de abandono, carencias afectivas, sociales y necesidades similares. Así, se trata de dotar a los usuarios de la responsabilidad y los conocimientos necesarios para ayudar a ciertos perros, para que al mismo tiempo, se ayuden a sí mismos tras establecer un vínculo entre la persona sin hogar y el animal, donde ambos salgan reforzados y potencien sus habilidades a través del cuidado y el afecto entre ellos.

El beneficio para las personas que participan en el proyecto incluye múltiples aspectos relacionados con el área emocional, de conducta y autoestima, de la salud, higiene, limpieza y aseo personal o habilidades sociales. Se potencia el autocuidado, la corresponsabilidad y la autonomía de las personas participantes. Al mismo tiempo, el contacto y trabajo directo con animales fomenta la mejoría en el funcionamiento físico, psíquico, emocional y/o cognitivo de los seres humanos. A diferencia de las personas –con quienes nuestras interacciones pueden ser complejas e impredecibles- los animales proporcionan una fuente de sosiego y un foco de atención, proporcionando seguridad y aceptación. Para las personas en situación de exclusión o en grave riesgo de estarlo, vulnerables a causa de sus circunstancias o de sus condiciones físicas y/o emocionales, esta aceptación es clave. Además, se consigue una disminución del estrés, reducir los niveles de ansiedad, mejora en casos de depresión, aumento de la actividad física, mejora de la comunicación y las relaciones sociales, aumento de la autoestima, se favorece el intercambio afectivo, y en muchos casos, se palia la soledad de los usuarios.

En Sant Joan de Déu Terres de Lleida (Almacelles) desde 2013 se apuesta por la terapia asistida con caballos para personas diagnosticadas de discapacidad intelectual o con trastorno mental, al igual que en el Parc Sanitari SJD. En nuestro hospital de Palma se acaba de introducir, en fase de análisis, este tipo de terapia en pacientes de neurorrehabilitación.

La hipoterapia es una alternativa terapéutica que aprovecha el movimiento del caballo para tratar diferentes tipos de patologías. Es un entrenamiento especial que se utiliza terapéuticamente con personas, algunas de ellas en silla de ruedas, con el objetivo de mejorar la función motora (control postural, mejorar movilidad, regulación del tono muscular), integración sensorial (propiocepción, esquema corporal, táctil, percepción), función neuropsicológica (atención, memoria) y el lenguaje. En un entorno al aire libre que facilita la motivación, proporcionando mejoras en la autoestima y seguridad en uno mismo, en definitiva mejorar su calidad de vida. Además de contar con el servicio de prelaboral del centro que han ayudado adecuando una rampa para acceder al caballo.

Por otra parte y desde hace un año, se lleva a cabo equitación terapéutica que tiene como eje central el caballo como mediador y facilitador para la mejora de la calidad de vida de las personas con trastorno mental.

Se trabajan, de una manera distendida, objetivos relacionados con la interacción entre las personas del grupo, el rol de cuidador, la expresión no verbal, la rutina saludable, la tolerancia a la frustración, la expresión de las emociones así como también aprender habilidades nuevas o realizar un ejercicio de reminiscencia si la persona ya ha tenido contacto con el mundo ecuestre. 

Esta actividad se realiza en colaboración con el equipo de profesionales de La Manreana (una granja escuela de la población de Juneda), en un entorno idílico, rodeados de prados y otros animales. El grupo está formado por seis personas y cambia a los tres meses en su totalidad o de manera parcial según el criterio del equipo terapéutico de las unidades de salud mental.

La horticultura terapéutica es el nombre que se da al proceso de utilizar las plantas y su cultivo para ayudar en el desarrollo de los individuos. El contacto con la tierra, las plantas y las dinámicas vitales del huerto tienen múltiples efectos que aportan beneficios en la mejora del estado general de salud. Uno de los principios de la terapia hortícola sostiene que las plantas crecen, cambian, responden a los cuidados, no juzgan, estimulan los sentidos y ofrecen esperanzas. Pero el más importante que brindan es que dan la oportunidad de crear vida. Esta creación de vida no es posible si no depositamos la semilla con nuestras manos dentro de la tierra y si no la regamos periódicamente. Estas acciones nos hacen sentirnos útiles, importantes y responsables.

La horticultura terapéutica que se lleva a cabo tanto en SJD Terres de Lleida (Almacelles) como en SJD Serveis Sociosanitaris permite influir en estos aspectos que mejoran la calidad de vida. Aumenta la capacidad de concentración, la sensación de jugar un papel útil, sentirse capaz de tomar decisiones, sentirse más feliz... es decir, mejora el estado de ánimo y la percepción de uno mismo. También es una vía de escape de las presiones de la vida diaria. Trabajar en el huerto brinda un momento de calma y relajación que permite alejarse un  rato de las preocupaciones. También ayuda a disminuir el aislamiento potenciando las relaciones sociales y el contacto entre ellos.

Las actividades que se generan son las propias del cuidado de un jardín y huerto. Éstas se incorporan en la rutina semanal de los residentes creando tareas y encargados, siempre bajo supervisión del equipo asistencial. Además los residentes asisten a talleres pedagógicos sobre el cuidado del huerto/jardín y sobre alimentación saludable por parte del hortoterapeuta de forma mensual.

Las expresiones artísticas también confluyen como terapias complementarias: música, teatro, pintura… ayudan a buscar las emociones que ayudan a superar obstáculos. Desde el HSJD Pamplona nos indican que Hospitalidad también supone indagar “caminos posibles” para obtener un bienestar superior fuera del estricto ejercicio médico-sanitario sobre el paciente.  “Arima”, alma en euskera, es el programa aplicado que busca ese espacio para la emoción en el arte. También en la música.

La programación de distintas intervenciones, audiciones, la generación de lugares y tiempos lúdicos, de ámbitos donde se hace fluir el sentimiento y la creatividad, donde se hace posible conectar con la belleza, resulta eficaz.

En este sentido, la música es una terapia que actúa sobre nuestro sistema nervioso, endocrino o circulatorio, que libera tensiones y ejerce un efecto positivo y tranquilizador. 

La música interviene dentro de nosotros. Canaliza y cuida emociones por medio de vibraciones naturales, de sonido, ritmo, melodía y armonía, en un proceso con objetivos terapéuticos relevantes y que tiene como finalidad, una mejora en la calidad de vida emocional y física del paciente.

Los programas de musicoterapia también se realizan en el Hospital Maternoinfantil, en el Parc Sanitari SJD, en SJD Serveis Sociosanitari, en la Fundació Althaia y en la Fundación Instituto San José.

En octubre de 2016 se inició el taller de Arteterapia en el Centro Residencial de Inclusión Hort de la Vila de SJD Serveis Socials Barcelona. Una voluntaria vio que podía trasladar sus conocimientos artísticos a los residentes del centro y compartir un nuevo espacio con ellos, que los llevara a realizar actividades que les permitieran desarrollar su creatividad y que complementaran la atención que reciben diariamente. El objetivo era mostrar técnicas básicas de pintura y que, a través de ellas, los asistentes pudieran expresarse y relajarse, dejando volar su imaginación.

A lo largo de estos meses, los participantes del taller han tomado las clases como un espacio de evasión, no sólo pintando, sino también compartiendo con los compañeros una buena charla o escuchando música. La pintura se ha convertido para ellos en una excusa para romper la rutina y participar libremente de una actividad sin presiones ni compromisos.

Los beneficios del taller son muchos, ya que permite a los participantes liberar tensiones y encontrar un nuevo círculo de relación donde compartir libremente sus motivaciones. Debido al nivel de estrés que padecen muchas de las personas atendidas en el centro, por la situación personal que están viviendo, lograr estos momentos de relajación, expresión y libertad es de suma importancia y contribuye sin lugar a dudas a mejorar su estado emocional.

Se llevan a cabo terapias complementarias artísticas en la Fundación Instituto San José con el programa Inlcusiónarte; en SJD Terres de Lleida; en SJD Serveis Sociosanitaris, en el Hospital SJD de Palma; el programa Torrents d’Art del Parc Sanitari SJD, arteterapia y taller de graffitis para libera emociones entre nuestros pacientes del Hospital Maternoinfantil, en el que también hacen una gran labor los Pallapupas (payasos de hospital).

La expresión artística a través del teatro se ha convertido en un vehículo para el desarrollo personal y social. Poder abrir las puertas de las emociones sin forzar nada, simplemente acompañando en el camino a cada persona, es lo que se hace en la Fundación Jesús Abandonado de Murcia, en Sant Joan de Déu Terres de Lleida donde se ha creado el grupo Bambalina; en la Fundación Instituto San José y en SJD Serveis Socials Barcelona.

Por otra parte, las técnicas de relajación siempre se han considerado terapia complementaria en los centros asistenciales pero en el ámbito social hace menos que se usan con buenos resultados. En Sant Joan de Déu Serveis Socials Valencia se realiza un taller de relajación para las personas usuarias del centro Tàndem. Los participantes del taller son personas inmigrantes y personas sin hogar y/o en situación de exclusión social.

El objetivo de este taller es ofrecerles recursos personales que les ayuden a controlar sus emociones, a mejorar la autoestima y poder afrontar mejor  las situaciones adversas, ya que este colectivo se encuentra en un estado de estrés continuo debido a la realidad en la que se encuentran, por el mero hecho de que tienen que resolver diferentes problemas para normalizar su vida.

En el taller de relajación se crea un ambiente armónico con música relajante, se tumban en esterillas, y se utiliza la relajación guiada visualizando paisajes combinando estados de ánimo. Esto les permite mejorar la capacidad de concentración, controlar la ansiedad, mejorar el sueño, ser positivos y expresar sus emociones. De esta manera, los usuarios aumentan su sensación de bienestar general, sensación que poco a poco les permite ganar autonomía, afrontar las situaciones que se les presentan y resolver problemas de manera más relajada.

Sin dejar la meditación y adentrándonos en la investigación, en la Fundación San Juan de Dios para la investigación se está llevando a cabo el proyecto Eudaimon, un ensayo clínico financiado por el Instituto de Salud Carlos III, el Parc Sanitari Sant Joan de Déu y el Instituto esMINDFULNESS, cuyo objetivo es conocer la efectividad y coste-efectividad para pacientes que padecen fibromialgia de un programa de reducción del estrés basado en la meditación en comparación con el tratamiento habitual y un programa psicoeducativo basado en la relajación y la educación sobre la enfermedad.

El programa consta de 8 sesiones (una por semana, de aproximadamente 2h cada una) en las que se enseñan y practican ejercicios que potencian la capacidad para prestar atención (ser consciente) y promueven una actitud de aceptación y apertura en relación al momento presente. Estos ejercicios se practican tanto durante las sesiones como también en casa y surgen de la combinación de la ciencia médica occidental y de tradiciones contemplativas orientales.

Existe una amplia y sólida evidencia de beneficios asociados a la práctica del mindfulness: reducción del estrés, mejora de la capacidad para manejar las emociones, mayor calidad de vida, reducción de los síntomas de ansiedad y depresión, mejora de la función inmune y del sistema cardiovascular, mejora de la atención y la memoria, se potencian las habilidades comunicativas…Resumiendo, parecería ser que la práctica de mindfulness facilitaría el poder vivir una vida más satisfactoria y plena.

Otra vía para lograr la mencionada percepción de placer y calma, respetando siempre la motivación y el ritmo de la persona, son las salas multisensoriales o Snoezelen que están presentes en SJD Terres de Lleida, en SJD Serveis Sociosanitaris, en la Fundación Instituto San José o en el Parc Sanitari SJD. En estas salas el objetivo es disminuir el estrés que a menudo tienen asociado las personas con discapacidad física, psíquica, sensorial y/o con enfermedades degenerativas e incentivar el autoconocimiento y el aprendizaje mediante una actividad libre, en oposición a otros programas mucho más estructurados.

Cuando entramos en la sala Snoezelen nos encontramos con toda una serie de elementos: luces de diferentes colores; luz ultravioleta que en contraste con otros elementos produce fluorescencias; estímulos visuales en movimiento por el techo y las paredes; dos columnas de agua y luces que vibran; una cama de agua conectada a un aparato de música; una cama de masajes, un puf de porexpán y colchones de colores.

Los beneficios que se observan en los usuarios que participan en esta terapia son fácilmente objetivables y bastante inmediatos en cuanto a una mayor relajación y conexión con las propias emociones, si bien es cierto que a determinadas personas les cuesta más relajarse y el efecto obtenido se manifiesta a más largo plazo. Por otro lado, los profesionales que participan también pueden aprovechar sus efectos.

Actualmente, un grupo de profesionales del Parc Sanitari está llevando a cabo una investigación con un grupo reducido de usuarios para analizar algunos efectos de la terapia Snoezelen sobre el estado de ánimo de éstos.

En el HSJD Zaragoza incluyen una terapia complementaria con Wii de Nintendo en determinados programas de rehabilitación en los que se precisa un trabajo específico con pacientes en áreas de equilibrio, de estimulación neurosensorial o de biofeedback visoauditivo.

Antes de poner en marcha este tipo de terapia se necesita llevar a cabo una evaluación del paciente, ya que se suele incluir en aquellos que están en una fase ya avanzada del programa de neurorrehabilitación. Son muy positivos para estimular un tipo de pacientes ya con determinadas habilidades que han ido adquiriendo, pero en los que aún tienen deterioro de las reacciones de equilibrio, de movimiento, de fuerza, de precisión, etc…

Por otro lado, no sólo físicos son los beneficios que aportan a los pacientes, si no que el hecho de utilizar una plataforma interactiva de forma lúdica, les incentiva y anima frente a otros entrenamientos que a veces son más monótonos y en los que tienden a perder la atención y colaboración, mejorando de esta forma el biofeed-back con el terapeuta.

Los métodos multimedia también se utilizan en SJD Serveis Sociosanitaris para estimulación cognitiva que ayudan a fomentar la autonomía de la persona mayor y atrasar su deterioro.

Cambiamos radicalmente de ámbito y nos centramos en los pacientes oncológicos de la Fundació Althaia de Manresa. Hablamos de recuperar la salud de la piel, muy a menudo afectada por los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, y hacer sentir mejor a los pacientes afectados de cáncer. Son los principales objetivos del servicio de estética oncológica que se ofrece gracias a la colaboración desinteresada de la Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé, dos esteticistas voluntarias y el Servicio de Oncología de la Fundación Althaia.

Los tratamientos oncológicos pueden provocar posibles efectos secundarios en la piel y en el aspecto físico que no tienen relevancia clínica pero que pueden causar un gran malestar en el día a día de los pacientes, ya sean hombres o mujeres. Picor, deshidratación, acné, sequedad, toxicidad y debilitación de las uñas son un ejemplo de estos efectos, que se pueden paliar con un tratamiento estético específico.

Dos esteticistas voluntarias ofrecen un tratamiento personalizado a cada paciente en función del diagnóstico que han realizado. Está establecido que cada persona tiene seis sesiones de unos 45 minutos aproximadamente, aunque estas pueden ser más o menos en función de la evolución de cada persona. La valoración que hacen los pacientes de este servicio, que es totalmente gratuito, es muy positivo. Además del bienestar físico, contribuye a la mejora del estado anímico de estas personas.

En el ámbito de la formación también se contemplan las terapias complementarias. Desde el Campus Docent Sant Joan de Déu  se ofrecen diferentes cursos en los que este año más de 250 alumnos han tomado parte:              

  • Máster en Valoración Energética y Acupuntura
  • Máster en Medicina Tradicional China y Acupuntura
  • Formación continuada para acupuntores
  • Máster en Terapia Neural y Odontología Neurofocal.
  • Máster en Terapia Ayurvédica
  • Máster en intervenciones asistidas con perros para profesionales del ámbito social, de la salud y de la educación

Y terminamos con el ámbito de la innovación aplicada a la asistencia. El uso de robots-juguetes que ayudan a reducir la ansiedad y el estrés de los niños y niñas que se han de tratar u operar en nuestro Hospital Maternoinfantil. Desde hace un par de años, el hospital dispone de unos robots sociales para distraer a los más pequeños pero también para acompañar a sus familias mientras éstos son intervenidos. El paso siguiente será disponer de un robot propio, un proyecto en el que ya se está trabajando.       

El robot que se está usando ahora es un juguete, que ya se puede encontrar en el mercado, en concreto, un dinosaurio llamado Pleo. Este dinosaurio es autónomo, funciona solo. Cuando se pone en marcha, tiene una programación como si fuesen los genes, y el robot tiene la capacidad de aprender y de desarrollarse. Cuando se enciende por primera vez es un bebé que no hace nada, se mueve un poco pero casi no se pone de pie. Y va creciendo y aprendiendo cosas hasta el momento que puede aprender hasta su nombre.

Cada robot que sale de fábrica tiene unas características diferentes. En función de la interacción que tenga con cada familia y cada niño modulará su carácter.

Pero el objetivo del proyecto que empezó en 2014 es hacer un robot propio. El prototipo en el que se está trabajando es una tortuga que quieren que tenga un coste asequible y que sea muy resistente. En definitiva, un robot que pueda ser utilizado tanto por niños como por mayores.

  • "Toda persona necesita un inmenso amor, silenciamiento personal y paz, de esta manera la sola presencia es sanadora"

  • "La terapia en el agua nos demuestra la mejora de la calidad de vida de los enfermos"

  • "La relación con los profesionales de Oncología es muy buena"

  • Máster de Valoración Energética i Acupuntura

  • "Trabajamos de manera simultánea diferentes aspectos como la motricidad, la cognición, y el área emocional-relacional"