Fundación Bayt-al-Thaqafa: un lugar donde compartir

Revista IN, n. 251 Septiembre / Octubre 2016
Autoría
Daniel Ibarz

Ver testimonios

5 testimonios relacionadosVer testimonios

La Fundación Bayt-al-Thaqafa ha sido un referente en la acogida de musulmanes. Teresa Losada, su fundadora, ha sido y seguirá siendo el alma perseverante en defensa de los derechos de las personas recién llegadas a este país. Tolerar y compartir para enriquecernos mutuamente.

Trayectoria de la Fundación

Hacia 1968 había más de cien mil magrebíes en Barcelona. Estaban en manos de prestamistas, en situación irregular y su gran vulnerabilidad hizo que la Hna. Teresa Losada abandonase la carrera académica para compartir su vida junto a ellos. Teresa Losada, doctora en Filología Semítica, creó la Fundación Bayt-al-Thaqafa (Casa de Cultura) en 1974 cuando era profesora de lengua y cultura árabes en la Universidad de Barcelona. El proyecto se inició en Sant Vicenç dels Horts y, más tarde, se extendió a lo que ahora es su sede principal en Barcelona. En el año 2000, la Fundación Bayt al-Thaqafa recibió el premio de Derechos Humanos del Parlament de Catalunya.

La realidad migratoria ha ido evolucionando a lo largo de los años produciéndose el gran cambio que convierte la inmigración en un fenómeno de origen planetario. En la Fundación, la preponderancia anterior de magrebíes ha dejado paso a una presencia de inmigrantes de un sin fín de orígenes. El fenómeno de la inmigración es irreversible y tenemos que estar preparados para afrontar la situación de mezcla que supone. No hay que luchar contra ella sino aprovechar las posibilidades de enriquecimiento que ofrece, porque todas las culturas se han formado siempre con elementos de procedencia diversa.

Qué hacemos y cómo lo hacemos

Bayt-al-Thaqafa recibe en la actualidad a más de 2.500 personas de 25 nacionalidades. Las actividades de la Fundación tienen la voluntad de acompañar y compartir todo el proceso de integración de las personas que llegan a nuestro país con una mochila cargada de ilusión y esperanza. Bayt-al-Thaqafa es casa, refugio y sobretodo, un lugar donde compartir.

No se trata solo de tolerar al otro sino también de compartir. No tenemos que esperar únicamente que sea el inmigrante el que se adapte a nosotros: la convivencia es el fruto del esfuerzo del que llega aquí y del que ya está. Tenemos que aprender a ver al inmigrante como nuestro vecino y dejar a un lado las generalizaciones.

Uno de los programas más destacados de la Fundación es el de cultura y lenguas de origen dirigido especialmente a los hijos de los inmigrantes puesto que su integración social requiere  ante todo, el desarrollo de su identidad. Bayt al-Thaqafa además gestiona la diversidad religiosa a través de la Oficina de Asuntos Religiosos (OAR) tanto desde el punto de vista de la mediación y la resolución de conflictos, como desde la información y la sensibilización para el conocimiento mutuo entre los diferentes cultos. La OAR se ha ido consolidando como el centro de información, de asesoramiento, de apoyo y de acompañamiento de todas las comunidades religiosas representadas en la ciudad de Barcelona.

Además, Bayt-al-Thaqafa ofrece servicios jurídicos que permiten la regularización y dispone en estos momentos de once pisos de alojamiento temporal para acoger a aquellos que no tienen un hogar. Los programas formativos fomentan el aprendizaje de las lenguas locales y el acceso al mercado laboral. Debemos destacar también el programa de infancia que persigue conseguir una integración de los niños y niñas recién llegados al sistema educativo. Por último, se desarrollan programas específicos para jóvenes y mujeres que intentan dar respuesta a las especifidades de dichos colectivos.

Retos de futuro

Bayt-al-Thaqafa  se plantea probablemente tres grandes retos en el futuro. En primer lugar, el reto de participar en la construcción de una ciudadanía en igualdad de derechos y oportunidades, además de fomentar el valor de la diversidad y del talento social. En segundo lugar, deberá afrontar durante los próximos años el creciente fenómeno de islamofobia en toda Europa. Por último, deberá dar respuesta política y social a las olas migratorias que estamos viviendo en el Mediterráneo y que se hacinan en campos de refugiados donde las posibilidades de desarrollo humano son absolutamente precarias. Este triple reto, sin duda alguna, marcará el trabajo de la Fundación Bayt al-Thaqafa durante los próximos años.

Fundació Bayt-al-Thaqafa
  • La huella de Teresa Losada

  • "Teresa acogió como sólo saben hacerlo aquellos que se han sentido acogidos"

  • "Teresa nunca perdió el respeto por los más necesitados"

  • "Ahora ya somos una mezcla, nos confundimos"

  • "La convivencia es una práctica que se inicia desde el diálogo y el entendimiento"