25 años de servicio en Valencia

Revista IN, nº 260 (2018)
Autoría

SJD Serveis Socials Valencia

Ver testimonios

4 testimonios relacionadosVer testimonios

Sant Joan de Déu Serveis Socials València se dedica desde 1992 a la atención de las personas sin hogar.

Creemos con firmeza que la calle no debe ni puede ser el hogar de nadie. Por ello, a través del albergue y de 11 viviendas de inclusión, acogemos a personas en situación de sin hogar y trabajamos junto a ellas para que recuperen su proyecto de vida de forma estable y autónoma.

La inclusión social de las personas sin hogar es nuestro principal objetivo y para conseguirlo les ofrecemos un proyecto de atención integral formado por diferentes  programas de inserción y formación laboral, terapéutica, promoción de la salud, acompañamiento en la enfermedad y fomento del ocio y el tiempo libre. 

Breve historia del centro

Los Hermanos de San Juan de Dios llegaron a Valencia en 1887 y durante 104 años se dedicaron a la labor asistencial de la salud en el Hospital San Juan de Dios del barrio de la Malvarrosa situado frente al mar. Allí se granjearon el cariño y el reconocimiento del pueblo valenciano. Aun hoy, continúa siendo recordado con afecto muchas personas que conocieron el hospital en tiempos de los Hermanos.

Tras la venta del hospital en 1991, la Orden apostó por mantener su presencia en la ciudad que tanto apoyo le había mostrado. Analizando necesidades sociales del momento y con la mirada puesta en dar respuesta a las personas más desfavorecidas, en 1992 adquirieron un albergue para transeúntes (llamados así entonces) situado en la calle Luz Casanova, número 8, que hoy sigue siendo la sede de Sant Joan de Déu Serveis Socials València.

La coordinación con la Administración Pública fue un requisito indispensable para asegurar esta nueva etapa de la Orden Hospitalaria dedicada a la acción social. Con este motivo, desde el principio, se estableció un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Valencia que ha ido mejorándose a lo largo de los años y que, hoy en día, asegura que las personas sin hogar que desean abandonar la calle como forma de vida dispongan de un recurso donde poder iniciar el proceso.

A lo largo de estos más de 25 años se ha trabajado por desarrollar un modelo de atención integral que cubra las necesidades básicas de manutención, salud y alojamiento como primera atención de urgencia y que además ofrezca los recursos y programas necesarios para que puedan superar la situación de exclusión en la que se encuentran.

Los valores de la Orden Hospitalaria -Hospitalidad, calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad-  han marcado y servido como guía para desarrollar un modelo propio de atención social que nos ha permitido acompañar a más de 22.000 personas, ofreciéndoles la confianza y las oportunidades que cuando te quedas en la calle, no eres capaz de ver.

El primer reto que asume Sant Joan de Déu Valencia es iniciar un proyecto de Atención Social que ofrezca alternativas a la vida en la calle. En este sentido si comparamos la memoria del año 1992 y la de 2017, nos ofrece un dato revelador: la diferencia de atenciones disminuye de 2.218 a 416 personas. Este descenso se debe a la implantación de un nuevo concepto de intervención sobre la problemática del sinhogarismo.

Hace 25 años, se ofrecía una estancia máxima en el albergue de una semana, sin apenas intervención social. A los tres meses la persona sin hogar podía volver a ser usuaria del albergue, de forma que muchas personas que vivían en la calle, conocían y aseguraban sus estancias en diferentes albergues de toda España; en cambio, otras no llegaban a solucionar su situación, dado el tiempo limitado de la estancia.

Este modelo, ya superado prácticamente en todas las entidades que se dedican a este tipo de atención a personas sin hogar, acababa retroalimentando la cronicidad de las personas que vivían en la calle porque su situación psicosocial no recibía una propuesta de intervención.

La primera medida que se tomó para intervenir sobre esta itinerancia, en la que las personas entraban y salían sin ningún tipo de alternativa, fue diferenciar las estancias en plazas “limitadas” y “provisionales”, de forma que a las personas que tenían plaza como provisionales se les ofrecía una estancia más a largo plazo, en la que un trabajador social elaboraba un diagnóstico y plan de intervención social y, junto con la persona usuaria, se marcaban unos objetivos con el fin de superar la situación de exclusión social y retomar su proyecto de vida.

En la actualidad, más del 80% de las personas que están en nuestros programas tienen plazas provisionales, priorizando la resolución de su problemática social, favoreciendo de esta forma una inclusión social, estable y autónoma. Las personas que ocupan plazas limitadas llevan seguimiento de las entidades que nos derivan, por lo tanto, todas las personas que están alojadas en Sant Joan de Déu reciben una atención social, a fin de que la calle no vuelva a ser su hogar.

Sant Joan de Déu Serveis Socials Valencia hoy

“El marco del sinhogarismo es fruto de un conjunto de carencias y circunstancias materiales, personales y sociales que configuran un relato único y extremadamente complejo. Por ello el perfil de la persona en situación de sin hogar está compuesto por una gran diversidad y heterogeneidad.

Cuando hablamos de una persona sin hogar hablamos de muchas más necesidades que la simple carencia de un techo donde vivir. Hablamos de la necesidad de un lugar donde sentirse seguro, donde guardar las pertenencias y disponer de identidad e intimidad, de la participación en la sociedad en un sentido amplio, de la plena autonomía en todos los aspectos vitales de la persona”

La intervención social en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios
Provincia de Aragón – San Rafael. Diversos Autores.
Col. Acogida Digital, num.2. Ediciones San Juan de Dios - Campus Docent.
Barcelona. 2016

Partiendo de nuestra Misión: “Acoger a las personas necesitadas, respetando su dignidad, cuidando y promoviendo su calidad de vida”, Sant Joan de Déu Serveis Socials València, ha intentado dar respuesta frente a las nuevas necesidades sociales de las personas sin hogar y en riesgo de exclusión social.

Procurar una respuesta integral que supere el asistencialismo “del techo y la comida” y que favorezca la recuperación de la persona en todas sus dimensiones de la vida, nos ha empujado a crear y afianzar un modelo de intervención propio que se complementa con otros recursos y entidades de la ciudad. El resultado de este trabajo es el Itinerario de Inclusión Social, que se ha consolidado a lo largo de estos 25 años de trayectoria social y se ha convertido en nuestra seña de identidad.

A través de estos proyectos sociales conseguimos que el 50% de las personas usuarias de los programas sociales puedan superar la situación de sinhogarismo.

Creamos HOGAR

  • Disponemos de un albergue con 50 plazas, donde se cubren necesidades básicas de alojamiento, manutención, atención de la salud, orientación y acompañamiento social de las personas que atendemos.
  • Ofrecemos una red de 11 viviendas, un recurso único en Valencia, que permite acoger a personas con diferentes problemáticas y necesidades que requieren una vivienda para afianzar su proceso de inserción como prevención al sinhogarismo.

Potenciamos la INSERCIÓN LABORAL

  • Ofrecemos talleres de formación y búsqueda de empleo en colaboración con la administración pública y el Fondo Social Europeo.
  • Disponemos de un taller Socio-Ocupacional con 35 plazas, donde promovemos la recuperación de hábitos laborales, ocupacionales y de ocio.
  • A través de nuestro taller mecánico de bicicletas, favorecemos la inclusión en el mercado laboral y promovemos un medio de transporte ecológico y saludable.

Cuidamos la SALUD

  • Desarrollamos un programa terapéutico único en Valencia de deshabituación del alcohol y la ludopatía para personas sin hogar.
  • Ofrecemos acompañamiento psicológico.
  • Hacemos acompañamiento en procesos de acceso a la salud, revisiones médicas y tratamientos de corta y larga duración.
  • Atendemos a personas sin hogar con enfermedad física o grave, a través de una vivienda especializada.

Fomentamos la PARTICIPACIÓN, la SOLIDARIDAD y el DESARROLLO COMUNITARIO

  • Trabajamos en equipo: voluntarios/as, trabajadores/as y personas usuarias.
  • Realizamos campañas de sensibilización para contribuir a conseguir una sociedad más inclusiva.
  • Promovemos la solidaridad y de la transformación social a los jóvenes a través del Proyecto Escuela Amiga.
  • Trabajamos en red con asociaciones, entidades, escuelas y empresas.
  • Con la colaboración de los Servicios Sociales Municipales, abrimos el comedor del albergue a vecinos y vecinas en situación de vulnerabilidad social.
  • Disponemos de becas de comedor para menores del barrio.

Apostamos por la FORMACIÓN Y LA INVESTIGACIÓN

  • Colaboramos con la Universidad de Valencia y otros centros formativos en materia de desigualdad y exclusión social y de personas sin hogar.
  • Colaboración con la Universidad de Valencia en un proyecto de investigación sobre “percepción de calidad de vida de personas sin hogar”.
  • Acogemos a alumnos/as en prácticas.

Estrategias de futuro

Nuestros retos hoy son el empleo y la vivienda. Dos grandes pilares de la sociedad a los que todos y todas necesitamos acceder, pero que son mucho más complejos cuando no hay un acceso equitativo.

En este sentido, nuestro propósito para 2018 es sensibilizar a los responsables de la políticas sociales que el empleo y la vivienda son derechos fundamentales, y colaborando con ello  nos proponemos aumentar nuestra red hasta 12 viviendas, incorporando una nueva vivienda de 4 plazas, disponiendo así de un total de 45 plazas, y continuar trabajando en el desarrollo de Itinerarios Integrados para la Inserción Sociolaboral de las personas en situación o riesgo de exclusión social.

No sería justo, no mencionar a los/as voluntarios/as, profesionales, Administración Pública, empresas y personas anónimas, la administración pública,  que a través de su solidaridad e implicación, han formado parte de este proyecto y lo han hecho crecer, dando el paso en estos 25 años de consolidar un proyecto de acogida integral, en el desarrollo comunitario, en potenciar la autonomía personal y en el concepto de trabajo desde el acceso a los derechos universales para promover la Inclusión Social.

Entrevista con Isabel Tortajada, directora SJD Serveis Socials Valencia

Sant Joan de Déu Serveis Socials València
  • Les ayudamos a recuperar ese sentido de la vida que perdieron"

  • El voluntariado me ha permitido abrir los ojos"

  • La provisionalidad y la vulnerabilidad son algo inherente a cada uno de nosotros"

  • Llevo un año y tres meses viviendo en un piso de San Juan de Dios como si fuese mi casa"