Los centros de San Juan de Dios de Manresa y Ciempozuelos ya han acogido a 45 familias refugiadas

04/09/2018

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ya ha recibido a 45 familias que suman un total de 162 personas en el Programa de Acogida e Integración para Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional, que comenzó en octubre de 2017 y continuará en 2019.

Alrededor del 50% proceden de Siria y Venezuela, y el resto de Georgia, Honduras, Pakistán, Egipto y Marruecos, y entre ellas se encuentran personas con alguna discapacidad física, motora o intelectual.

Estas familias han tenido que huir por distintas circunstancias y llegan a nuestro país tras un camino lleno de obstáculos y dificultades, expuestos en ocasiones a la violencia y experiencias traumáticas. Por ello, la Orden las acoge desde la hospitalidad, respetando su identidad, para que puedan encontrar un refugio donde empezar a construir su nuevo futuro.

Los centros encargados de recibir a estas familias (incluidas en el Programa de Protección Internacional y derivadas por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social)  son la Llar Sant Joan de Déu de Manresa y el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos. Aquí se les ofrece atención por un periodo de 18 meses desde su llegada, dividido en tres fases denominadas Acogida, Integración y Autonomía.

En estos momentos hay 110 personas en la primera fase, de las cuales 80 están en el centro de Manresa y 30 en los pisos de acogida del centro de Ciempozuelos. Esta fase consiste en proporcionarles alojamiento y acompañamiento personalizado, con acciones psicosociales y de salud mental, inmersión lingüística y escolarización en el caso de los menores, para la integración en la sociedad de acogida.

Según afirma Paco Gea, director adjunto de la Fundació Germà Tomás Canet - Llar Sant Joan de Déu Manresa, "debemos potenciar sus capacidades desde el primer momento y ofrecerles todas las opciones posibles siempre que existan, y explicarles las consecuencias de sus elecciones, y por último, que elijan de manera libre".

Este centro ya ha comenzado también la segunda fase de Integración en la que participan actualmente 31 personas, en la que se les apoya con ayudas para el alquiler de vivienda autónoma y se promociona su inserción en el mercado de trabajo lo antes posible. Esto se realiza con la puesta en marcha de un itinerario laboral adaptado a cada situación concreta tras la valoración de su formación, cualificación y habilidades e intereses.

Por último, estas personas entrarán en la fase de Autonomía, en la que continuarán con el apoyo de los profesionales aunque en menor intensidad, con el objetivo de que al finalizar el plazo de estancia en el programa cuenten con los recursos y las capacidades para desarrollar un proyecto de vida autónomo.

Fundación Juan Ciudad. Comunicación.