«Ningún paciente, con o sin dinero, deja de ser atendido en nuestros centros»

Un año más, desde la Curia General nos piden la colaboración para recaudar fondos por un nuevo proyecto de la Orden Hospitalaria. La Campaña General 2018 está dedicada al proyecto Akassato (Cotonou) de la Vice-Provincia San Ricardo Pampuri (Benin-Togo). El Hno. Moisés Martin, responsable de la Oficina de Misiones y Cooperación Internacional, nos amplía la información sobre el nuevo centro sanitario en esta entrevista: 

¿Por qué la Orden ha decidido apostar por el proyecto de Benín?

Nuestra Orden está presente en los cinco continentes con 454 presencias apostólicas y ciertamente hay muchas necesidades. Así que cada año intentamos acercar a la sociedad y a todos los que formamos parte de la Familia Hospitalaria de San Juan Dios aquellas realidades que a veces nos son más alejadas y que en ese momento precisan una atención particular.

Otras veces son las circunstancias las que mandan y nos acercan a crisis y emergencias como la del Ébola que sufrimos en 2014 y 2015, el terremoto de Ecuador o el tifón de Filipinas.

¿Cómo está allí la sanidad pública?

La sanidad pública es insuficiente y no siempre muy eficiente; el sistema  sanitario no está muy organizado y esto se podría ampliar a casi la toda África occidental. El paciente paga sus tratamientos: si tienes dinero eres atendido y si no lo tienes no, a no ser que por el camino encuentres alguna institución como la nuestra.

El coste o la inversión real de la sanidad siempre está compensada por las donaciones y los apoyos internacionales, más allá de los presupuestos oficiales. Las estructuras sanitarias son pocas y siempre ubicadas en las grandes ciudades, mientras que territorios inmensos son carentes de las mismas, viéndose privados incluso de una atención médica cercana, básica y de calidad.

¿Cuántos hospitales tiene San Juan de Dios en el territorio?

En el norte del país, en Tanguietá, tenemos el Hôpital St. Jean de Dieu, que es un gran hospital general. En Porga, cerca de la frontera de Benín y Burkina Faso, se encuentra el centro de Santé Saint Jean de Dieu, que es médico-social y poli-ambulatorio. Finalmente, en Cotonou, tenemos la Maison Saint Jean de Dieu, que es un pequeño centro que esperamos poder ampliar y mejorar a través de esta campaña.

¿A cuántos pacientes atiende? ¿Qué les atrae de San Juan de Dios?

Los centros que tenemos en Benín tienen una capacidad para acoger alrededor de 440 camas y un ámbito de influencia de más 300 mil pacientes que llegan también de países limítrofes como: Togo, Burkina, Níger y Nigeria.

Los ambulatorios están siempre al máximo de su atención y reciben más de 30 mil pacientes al año. Habría que destacar la preferencia por los servicios dedicados a las patologías materno-infantiles y también por los programas de sensibilización  mediante la atención primaria en los poblados y lugares más alejados y perdidos, donde no hay posibilidad de asistencia sanitaria.

Creo que la atracción por estos servicios de la Orden Hospitalaria se debe a la Hospitalidad, la acogida y seguramente también esto se ve reforzado por calidad de las prestaciones y de los profesionales que realizan el servicio, sumado al coste de las mismas. Cabría destacar que ningún paciente, con o sin dinero, deja de ser atendido en nuestros centros.

¿En qué consiste el proyecto de Akassato?

Se trata de construir una policlínica y centro de rehabilitación con ozonoterapia.  Hasta ahora se estaba atendiendo en una estructura pequeña, con una notable falta de espacio. Ante la imposibilidad de ampliar las infraestructuras actuales de la clínica de Cotonou, hemos considerado que sería oportuno construir una estructura más adecuada en un terreno a la salida de la capital, concretamente en Akassato y ampliando también el Centro de rehabilitación con ozonoterapia.

Con este proyecto, la Orden Hospitalaria pretende mejorar la calidad de la atención médica y rehabilitadora, ofreciendo una infraestructura sanitaria que facilite el acceso y la atención de los usuarios y que responda de forma más eficaz a sus necesidades.  Y también este proyecto, es un medio para que la Orden Hospitalaria siga favoreciendo el desarrollo de la Hospitalidad de San Juan de Dios en esta región de África

Este proyecto implica acercar también el carisma de San Juan de Dios, ¿en qué se traduce este carisma?

Toda nuestra acción debe conllevar la trasmisión y el contagio del Evangelio de la Misericordia, porque estamos llamados como bautizados, como cristianos y concretamente, como religiosos Hospitalarios, a llevar por todo el mundo la Buena Noticia y de modo particular nosotros, curando a aquellos que lo necesiten, al estilo del Buen Samaritano como supo hacerlo nuestro fundador San Juan de Dios.

Nuestro Carisma, nuestra seña de identidad, es la Hospitalidad: los gestos de misericordia, los compromisos en la acogida, cercanía, cuidado y preocupación por el otro…  Eso no pasa nunca de moda, porque siempre necesitamos unos de otros, todos somos verdaderamente responsables de todos, porque a todos nos atañe la vida de todos; somos hermanos.

Queremos  subrayar en nuestro actuar, basados en la Hospitalidad, los valores de la Responsabilidad, la Calidad, el Respeto y la Espiritualidad. Y además nosotros lo hacemos desde la convicción de sentirnos llamados por Jesús a dedicar nuestra vida, fijándonos en las bienaventuranzas; como dice el papa Francisco, a salir, a ir, a estar en las fronteras y donde se encuentra la fragilidad humana.

Más información sobre la campaña, aquí.
 

*Fuente: Catalunya Cristiana