“Con los Hermanos descubrí que el compasivo se implica con la suerte y el dolor del hombre”

Hno. Alejandro Muñoz
El pasado mes de mayo el Hno. Alejandro Muñoz Silva realizó su profesión solemne como Hermano de San Juan de Dios en la Iglesia del Parc Sanitari Sant Joan de Déu de Sant Boi de Llobregat. Os dejamos el testimonio de su vocación a la Hospitalidad a la cual ha sido llamado y le deseamos que este compromiso que ha realizado públicamente sea capaz de llevarlo a la práctica tomando como modelo a Cristo y a Juan de Dios.

¿Cómo te decidiste  a ser religioso y porqué precisamente de la Orden Hospitalaria?

Mi vida ha tenido como constante el sentirme acompañado por Dios. Él ha ido creando en mí un deseo de disponibilidad en el servicio que se ha convertido en mi razón de ser. Comencé a trabajar en el ámbito sociosanitario con las Hijas de la Caridad, en la Obra Social Santa Luisa de Marillac con Sor Genoveva Masip en Barcelona; fue realmente allí donde descubrí parte del proyecto de Dios para conmigo. El ver cómo estas religiosas no solo no escatimaban en recursos, sino que mostraban una gran actitud de escucha al que llegaba en busca de esperanza marcó mi vida.

El testimonio de fe de Sor Genoveva es determinante en mi opción de vida religiosa. Su espíritu de lucha incansable por aquellos que nadie apostaba me sobrecogía. Siempre se debe volver a empezar, porque para Dios nada es pequeño… Mi paso por las Hijas de la Caridad me hizo experimentar que la redención no acontece desde fuera, sino desde dentro.

Más adelante, a raíz de mi trabajo con los enfermos de SIDA, es como conozco a los Hermanos de San de Dios y sus obras. Era en ellas donde les acercábamos para que recibieran los cuidados necesarios en lo que era para muchos enfermos su fase final de la vida. Con ellos descubrí que el compasivo se implica con la suerte y el dolor del hombre, para así, abrirnos a la vida desde dentro.

La opción por una vida religiosa hospitalaria no es que uno de pronto diga que tiene esta vocación, sino que cuando haces lectura creyente de tu vida, te das cuenta que hay una inquietud interna, una intuición, que siempre ha buscado desarrollarse - expresarse en la Hospitalidad… y que ya no necesita ser preguntada. Te das cuenta que las mediaciones de tu vida te han ido conduciendo y te han hecho descubrir esta opción como expresión de la voluntad de Dios, donde la ilusión, la alegría, el entusiasmo y la esperanza afloran y hacen necesarias para expresar y vivir una vocación.

¿Qué opina tu familia al respecto?

Yo nací en Chile y fui educado en libertad, algo que me fue muy difícil asumir cuando era más joven, sin embargo hoy considero que es uno de los regalos más grandes que mis padres me han hecho.

Mis decisiones siempre han contado con el apoyo de mis padres. Las opciones con espíritu de responsabilidad nunca caen en vacío, al contrario, son oportunidad de crecimiento. Mis padres están muy contentos de mi opción de vida, ellos ha sido mediadores de este proceso, han sido quienes me han inculcado los valores cristianos y quienes me han animado a que opte por aquello que me haga feliz. Por su parte mis hermanos, siempre han estado ahí cuando he tenido momentos de duda, siempre abriéndome nuevos horizontes si realmente esto era mi vida y apoyándome en mi trayectoria.

¿Qué significa la vida de Comunidad en un Hospital como nuestro centro en Zaragoza?

La vida en Comunidad es vida en familia. La característica de mi Comunidad es que en su mayoría son hermanos mayores y eso me permite compartir la vida con aquellos que prácticamente ya la han vivido. Pero no por ello dejan de tener interés en que haga mi camino personal con Dios. Ellos me invitan, desde su realidad, a que aflore la dignidad de la criatura con toda su potencialidad. Me animan a que me acerque a pasar el dolor, la solidaridad compasiva con el prójimo, que es estar implicado y contenido en lo pequeño de la condición humana.

Valoro, de modo especial, esta comunidad de Zaragoza, porque me permite compartir la vida desde la fragilidad y vulnerabilidad. Esto es motivo de ilusión, motivación y confirmación de que la Hospitalidad, entendida como presencia, tiene un gran valor en sí misma, en nuestra sociedad.

Noticia y galería de imágenes de la profesion solemne del Hno. Muñoz.