"Es tiempo de trabajar aunando reflexión y esfuerzos, de compartir sueños y dificultades"

La decisión más importante tomada en el último Capítulo Interprovicial ha sido la de unir las tres Provincias que actualmente existen en España en una única Provincia en 2020. Para llevar adelante esa transición en los próximos dos años se ha constituido un Consejo Delegado con seis miembros, apoyado por el Hno. Jesús Etayo, que estará presidido por el Delegado del General para España, el Hno. Juan José Ávila, de la Provincia de Castilla; al que acompañarán el Hno. José Miguel Valdés, de la Provincia Bética y el Hno. José Luis Marzo, de la Provincia de Aragón, además de los tres superiores provinciales elegidos Hno. José Antonio Soria, de la Bética; Hno. Amador Fernández, de Castilla y Hno. José Luis Fonseca, de Aragón. Hablamos con el Hno. Luis Marzo sobre los nuevos retos que afronta la Orden Hospitalaria en España. 

¿Qué representa asumir la confianza del Superior General al designarte en la tarea de acompañar al Delegado General para la unificación de las tres Provincias españolas?

Para mí es un nuevo servicio y al mismo tiempo un nuevo reto que se me plantea en mi vida religiosa y lo vivo con agradecimiento, serenidad y responsabilidad.  Creo que estamos viviendo un momento de gran transcendencia para el futuro de la Orden en el que todos los que formamos parte de esta gran Familia Hospitalaria: Hermanos y colaboradores, hemos de estar dispuestos a colaborar y crear algo nuevo.  Pienso que estamos viviendo un tiempo del Espíritu donde la Orden deberá realizar un buen discernimiento para lograr proyectar dónde y cómo quiere seguir creando y ofreciendo Hospitalidad a los más vulnerables.  Los próximos años se nos plantea el gran reto de salir de nuestro espacio de confort y trabajar en la construcción de la nueva Provincia, intentando consensuar entre todos un nuevo modelo de animación y gestión.

El proceso al que estamos llamados a realizar las Provincias de España ha de realizarse con serenidad y paz.  Creo en este proceso que estamos realizando de una Provincia porque es una decisión que hemos decidido entre todos los que hemos participado en el Capítulo Interprovincial.  Es tiempo de trabajar aunando reflexión y esfuerzos, de compartir sueños y dificultades, de buscar desde el mayor consenso posible lo mejor, de tomar decisiones claves para el futuro de la Institución, de desterrar algunos miedos o dificultades que las Provincias de España hemos podido ir generando con el tiempo, porque estoy convencido de que es más lo que nos une, que lo que nos separa.

También asumirás la responsabilidad como Maestro de Novicios de las Provincias de España y seguirás colaborando con la Pastoral Juvenil Vocacional a nivel interprovincial ¿qué enfoque crees que debe tomar la Orden en un momento tan delicado para la vida religiosa por la falta de vocaciones?

Creo que el momento actual de escasez de vocaciones hemos de mirarlo también desde la fe no solo como una preocupación sino también como una oportunidad.  La Iglesia y en concreto la Orden, han vivido a lo largo de su historia momentos como este, en el que a cada uno de nosotros se nos pide una reflexión profunda de nuestra vocación como religiosos. No hemos sido llamados para ser legión sino a ser testigos en medio del mundo.  Seamos muchos o seamos poco el mayor reto que tenemos los Hermanos es ser coherentes con la llamada que hemos recibido.  Los Hermanos hemos de repensar nuestra vocación hospitalaria y descubrir donde nos quiere ubicar el Espíritu en este momento concreto de la historia. Ojala los Hermanos que actualmente formamos parte de la Orden y las futuras generaciones que se sientan llamadas a incorporarse en esta gran familia de San Juan de Dios seamos verdaderos iconos de Hospitalidad. 

A nivel de Pastoral Vocacional vivimos tiempos de siembra y desde hace muchos años la Orden apuesta por impulsar una Pastoral vocacional en sentido amplio.  Estamos convencidos de que el Carisma de la Hospitalidad sigue siendo muy actual y atrayente para muchas personas y por ello hemos de ofrecer el poder compartir experiencias de servicio en nuestros centros y comunidades para que los jóvenes puedan integrarlo en su vida desde la vocación a la que Dios nos llama a cada uno de nosotros.

¿Cómo crees que te ha hecho crecer a nivel personal, sobretodo como religioso, tu experiencia de más de 7 años al frente de la Secretaria Provincial? 

Estos años han sido para mí una oportunidad de conocer más profundamente a la Orden en todas sus dimensiones. He vivido este tiempo como un servicio más a la Orden intentando poner todos los dones que Dios me ha dado en favor de los demás. Me ha ayudado mucho a pensar que al final, cuando uno se siente llamado por Dios, lo tan importante es lo que hacemos como el cómo desde dónde lo hacemos.  Desde la humildad, puedo decir que durante estos años como Secretario Provincial he intentado dar respuesta a las necesidades que iban surgiendo en los centros y comunidades de la Provincia porque estoy convencido de que haciendo bien las pequeñas cosas de la vida es como se construye el Reino de Dios. 

Valoro mucho el trabajo colaborativo que se realiza desde Curia y con los centros para impulsar esta gran misión de Hospitalidad que se nos ha confiado como Iglesia y que todos los que formamos parte de la Orden llevamos entre manos.

Para terminar, haznos una valoración de los Capítulos celebrados en El Escorial.

La celebración de los Capítulos ha sido una vez más una oportunidad para escuchar la voz del Espíritu que siempre nos muestra caminos nuevos. En concreto en este Capítulo hemos aprobado por una gran mayoría la creación de la nueva Provincia para la Orden en España en 2020.  Es un nuevo reto el que se nos plantea para ser creativos y repensar el futuro del Carisma de la Hospitalidad de San Juan de Dios en España. 

De todos estos días destacaría dos cosas: La primera sería los trabajos de grupo que hemos realizado en los cuales he podido experimentar y compartir un diálogo muy sincero y profundo desde la propia experiencia personal de cada uno y que me han permitido captar la presencia de Dios a través de los Hermanos y colaboradores. La segunda cosa que me gustaría destacar es la figura del P. Francisco José Ruiz Pérez, s.j., moderador del Capítulo Interprovincial.  Creo que ha sido una figura clave en el desarrollo del Capítulo porque nos ha ayudado a discernir y a centrar la reflexión en los temas fundamentales para la Orden en estos momentos.

Por último creo que ha sido un gran signo de fraternidad que espero se traslade al trabajo que nos toca realizar en los próximos años a todos los Hermanos y Colaboradores de la Orden en España, para seguir siendo fieles al espíritu de San Juan de Dios. 

Maite Hereu
Comunicación OHSJD Aragón