«Acogemos, ofrecemos atención integral y preparamos a los refugiados para afrontar la vida en este país»

Francisco Gea
La Orden Hospitalaria puso en marcha a finales de año 2017 el programa de acogida destinado a los Beneficiarios de Protección Internacional. Estos beneficiarios son las personas que han tenido que abandonar sus países de origen por sufrir un temor fundado de ser perseguidos a causa de su etnia, de su religión, de su nacionalidad, de su pertenencia a un determinado grupo social o de sus opiniones políticas, o bien que tiene un riesgo real de sufrir daños graves para su vida e integridad física en caso de regresar a su país de origen por otros motivos. En la Provincia de Aragón-San Rafael el centro que ofrece acogida para 80 personas es la Llar Sant Joan de Déu de Manresa, gestionada por la Fundació Germà Tomàs Canet. 

¿Qué motivó que Llar SJD de Manresa fuese uno de los dos centros de la Orden Hospitalaria que ha puesto en marcha el Programa de Acogida e Integración para Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional?

En realidad, la iniciativa partió de la Fundació Germà Tomàs Canet (FGTC), que ya en el año 2016 comenzó a trabajar en la acogida de refugiados en un acuerdo con otra entidad por el cual utilizaban el equipamiento de la Llar Sant Joan de Déu de Manresa para su proyecto de protección internacional. En este primer año la FGTC se encargó de la hospedería de las personas refugiadas (alimentación, limpieza, lavandería).

La experiencia nos sirvió de preparación para presentarnos a la convocatoria del año 2017, presentando un proyecto de atención preferentemente a familias con menores de edad a su cargo, y para prepararnos tanto a nivel técnico como del equipamiento, en el que se ha hecho una gran inversión.

¿Qué se ofrece en Manresa a estas personas que tienen derecho a protección internacional porque en sus países de origen su vida corre peligro?

De las tres fases del programa de protección, la primera, la acogida, se realiza en la Llar SJD. En el centro se proporciona, además de lo que comporta la acogida (alojamiento en habitaciones dignas, servicio de comedor, lavandería, servicios higiénicos, etc.), atención integral por un equipo de profesionales multidisciplinar (psicóloga, enfermera, abogado, docente, educadoras sociales, integradores sociales, integradoras laborales, administrativos); todo ello con el objetivo de preparar a las familias para que a la finalización de su estancia puedan afrontar la vida en esta sociedad que es desconocida para ellos.

¿Cómo se está desarrollando el Programa?

Aunque todavía es pronto para valoraciones, creemos que está funcionando bien. Gracias a la colaboración de las administraciones y las instituciones ha sido muy rápido escolarizar a todos los menores. También se ha asignado un centro de salud a todas las personas y se han realizado visitas de exploración con ellas, especialmente con los menores, con la puesta al día de vacunaciones.

Se realizan clases de castellano y catalán de manera intensiva y de refuerzo escolar, grupos de conversación y salidas grupales a diversos recursos de la ciudad para explicar el funcionamiento. En las últimas semanas han comenzado a realizarse entrevistas de valoración laboral para orientar el plan de intervención a este nivel. Desde el primer momento reciben apoyo jurídico que hace seguimiento y se ocupa de su situación legal.

¿Cuál ha sido la reacción de la gente que vive en Manresa al conocer la iniciativa?

Excelente. No hay otra respuesta posible.Tanto a nivel de administración e instituciones: Ayuntamiento, centros de salud, centros escolares, centros deportivos, entidades sociales y culturales; como de las personas: ha habido una gran respuesta de voluntariado (30 vinculados al programa) y de solicitudes de diversos institutos para la realización de prácticas de las disciplinas sociales (integración social y animación socio-cultural).

¿Cuántas personas tienen previsto acoger en Manresa hasta cuándo?

La capacidad del centro es de 80 plazas en acogida, que es lo que limita el resto de la atención. En el programa deberíamos llegar a las 200 personas en 2018. Y sobre la duración, nuestro proyecto es volver a presentarnos a la convocatoria anual para dar continuidad al programa.

Adriana Castro
Fundación Juan Ciudad
Llar Sant Joan de Déu
Fundació Germà Tomàs Canet - Sant Boi de Llobregat (Barcelona)